Made in Germany


Hecho para nuestros hijos, hecho para vuestros hijos

Desde el desarrollo de la primera silla de coche infantil Britax Römer, hace ya más de 50 años, más de 500 empleados trabajan todos los días para conseguir que cada nuevo producto sea aún más seguro. Sabemos lo importante que es proteger a nuestros preciosos niños, porque también somos padres.

«Made in Germany» es una de nuestras prioridades. No solo se trata de que la idea o el diseño de la silla de coche se desarrollen en Alemania, sino que la mayoría de nuestras sillas también se fabrica aquí. «Hecho en Alemania»: desde la idea inicial hasta el producto terminado.

Desde la idea inicial hasta una silla de coche infantil segura

Una silla de coche Britax Römer tarda en desarrollarse entre dos y tres años. Todos los departamentos involucrados, desde la idea inicial hasta las pruebas y la producción, se encuentran bajo un mismo techo. Gracias a esto, todos los equipos trabajan conjuntamente para lograr nuestro objetivo común de fabricar las sillas de coche más seguras.

Hecho con una visión

Hecho con una visión

Al principio, la idea inicial se combina con la ingeniería alemana. El desarrollo del producto es un proceso continuo en el que participa un equipo de jefes y diseñadores de productos e ingenieros. Nuestros equipos internos de diseño de productos, pruebas y simulación crean los primeros modelos CAD en estrecha colaboración. El equipo evalúa los modelos, se efectúan pruebas de colisión, se perfecciona el modelo y se repite el proceso hasta que la silla de coche satisface todos los requisitos.

Hecho con cuidado

Hecho con cuidado

Hecho con cuidado. Según este principio, creamos y diseñamos productos elegantes, que reflejan las tendencias y los colores actuales. Para nosotros, la seguridad y el diseño van de la mano. Por ello, prestamos muchísima atención a asegurarnos de que los materiales empleados incluyan la menor cantidad posible de sustancias nocivas y que sean de la máxima calidad. Para poder garantizar este requisito, hemos reubicado toda la producción de nuestros tapizados en Europa.
El resultado es un producto con garantía de seguridad, así como ergonómico y bien diseñado.

Hecho para proteger

Hecho para proteger

Durante el proceso de desarrollo, la silla de coche se somete a distintas pruebas una y otra vez. Además de las pruebas de colisión continuas que se realizan en uno de nuestros cuatro centros de pruebas de Europa, la silla también se comprueba en un entorno virtual. Utilizamos ingeniería asistida por ordenador (CAE) para simular situaciones virtuales y detalladas de colisiones. De esta forma, obtenemos información detallada sobre los efectos que puede tener un accidente.
No obstante, la silla se sigue sometiendo a pruebas también durante la producción en serie. De forma regular, comprobamos las sillas que están en producción en nuestros centros de pruebas de choque, así como el arnés y otros componentes de seguridad.

Hecho con conocimiento

Hecho con conocimiento

La producción de nuestras sillas se lleva a cabo manualmente. De esta forma, nos aseguramos de que todos los tornillos encajen a la perfección y de que se cree un producto seguro. La experiencia es vital en Britax Römer; algunos de nuestros empleados de producción llevan 35 años en el equipo.
Mediante la colaboración con nuestros proveedores, nos aseguramos de utilizar las rutas de transporte más cortas posibles. De esta forma, se generan sinergias y se mejora la colaboración durante el desarrollo de los productos. Por último, pero no por ello menos importante, estamos dando un gran ejemplo de sostenibilidad y un mejor equilibrio de CO2 a través de rutas de transporte cortas y la reducción de los materiales de embalaje.

Todas nuestras sillas de coche han sido diseñadas y probadas en Alemania. Aproximadamente el 90% de nuestras sillas de coche están fabricadas en Europa; aprox. el 60% están producidas en Alemania y aprox. el 30%, en el Reino Unido.